volver

Sesenta años de entrega incondicional a Cristo



En el marco de la fiesta de María Reina, en la Casa Elizabeth Setton (casa de Hermanas mayores) en Lambaré Paraguay, el director provincial P. Daniel Rosales presidió la Eucaristía para celebrar los 60 años de entrega incondicional a Cristo en los pobres de Sor Cecilia Nakayama
 

El lema escogido con las hermanas jóvenes de la Provincia fue “Fidelidad a la Palabra”, a lo que Sor Cecilia comentó: "Son 60 años de gracia, gracias por la obra de cada una de las personas de la Santísima Trinidad y la presencia de nuestros Santos fundadores, que fueron poniendo en mi camino cada día los ojos esperanzados de los pobres" .

Continuó diciendo "De todos aprendí algo, de todos recibí mucho más de lo que pude compartir y ofrecer; vean Uds. en ello, este gran signo y la mayor verdad que nos fue revelada respecto a la providencia de Dios: Él es inmensamente generoso, más que cualquiera de nosotros, pero para poder beneficiarnos en grande se vale de cada persona que pasa por nuestro lado".

Sor Cecilia destacó la gran herencia recibida de los fundadores de la compañía, pues con certeza son ellos quienes guían de forma especial la vocación de cada Hija de la Caridad: "Esto se manifiesta en la alegría y don de ser fieles y cordiales cada día, en el saber compartir con sencillez y sinceridad, dándolo todo sin esperar recompensa alguna.  La Compañía me hizo Hija suya para enseñarme a ser madre y hermana de todos los pobres que llegaron a mi corazón buscando consuelo y Amor".

Finalmente, Sor Cecilia ha querido regalarnos este sencillo testimonio:

“He obtenido una Gracia muy grande, el 19 de julio de 1971 recibí un milagro patente de la Virgen de la Medalla Milagrosa.  Ese día me iba desfalleciendo electrocutada, y he pensado que la Virgen me preparó con la Divina Providencia.

Cuando me quedé enchufada, lo primero que pensé 'necesito una madera' y encontré una silla, tomé la pata de la silla, no me largó; entonces ofrecí a Dios mi alma; y salió esta jaculatoria: 'Oh María sin pecado concebida: Rogad por nosotros que recurrimos a vos'. Pude rezar esta jaculatoria 2 veces y comencé a desvanecerme: oídos - ojos – lengua, pero mi mente y corazón estaban con vida y pude terminar de repente. Me ayudó y liberó Lucas Nakayama, y con un salto me senté en la silla. Fue una verdadera liberación, un milagro, como quieran llamar. Ofrecí una santa Misa por el milagro recibido de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

Amo a la Comunidad Guardiana y Protectora de las casas, dispensadora de las gracias a través de la Medalla Milagrosa". ¡Así sea!

Sor Cecilia Nakayama
Lambaré - Paraguay

Fuente: Comunicaciones Paraguay


Galerías:




  
  

 Dirección: Venecia Nº 1640, Independencia.

 Teléfono: 2 737 6415 - +56 954197348

 Correo: hnaclaudia@hijasdelacaridad.net